Páginas vistas en total

domingo, 20 de febrero de 2011

A su imagen y semejanza

Dios, vuestro dios, amados prójimos cristianos, el Gran Arquitecto, el paradigma de la creación...EL gran Jahveh creó el mundo, vuestro mundo en 6 días, (coincido con Piedrahita en que tal vez no le dedicó demasiado tiempo y el resultado es evidente). Una vez creado el planeta, con todas sus maravillas, sus seres e instalado el complejo software desde el que controlar la vida, creó al hombre. Pero no lo creó de una manera arbitraria...no, lo hizo de un modo ególatra, exageradamente ególatra. Creó al hombre a su imagen y semejanza... no creó, según aquellos escritos que veneráis, un Adán blanco, ni chino, ni negro, ni mulato, ni ario. Vuestras creencias se contradicen. Decís venerar la obra de Jahveh, habláis de hermandad, habláis de igualdad... pero tras siglos de historia no conseguís dejar de lado la esclavitud, la creencia de que el hombre blanco es superior... la pregunta que se me plantea es...superior, ¿en que? vuestra religión que habla tanto sobre igualdad se ha llevado a los negros de su tierra, los ha esclavizado, ha explotado hasta el límite sus recursos, les ha llevado la moneda, creando con esto la pobreza donde no la había, habéis contagiado vuestras carencias y necesidades a otras razas que no precisaban de vosotros, vosotros sois el problema. Ahora, una vez transmitido el problema el hombre negro acude a nuestras tierras, en un intento por huir de la miseria, y vuestra religión, según la cual sois iguales, vuestra "civilización", decide que no son iguales, y que por algún motivo que se os antoja no merecen que compartáis vuestro pan, con aquellos a los que habéis transmitido el hambre... Podría entrar en juicios y hacer mención peyorativa sobre vuestras progenitoras, pero carecen de culpa. Igualdad...os diré lo que yo creo que es igualdad... yo solo miro por la ventana y para mi no sois más que 6x1023 seres unicelulares con diversas funciones orgánicas, diferente forma y pigmentación organizadas en similares montículos con forma de estrella de 5 puntas, cuya función es semejante a la de la Streptococcus mutans. Y nadie se salva, es lo que somos, y no existe diferencia entre blancos o negros o chinos, porque las células que nos componen son las mismas, las mismas proteínas componen nuestra genética, el resto, lo que semejan diferencias, no son más que convenciones culturales, instintos territoriales, que no son más que una manifestación colectiva de la relación del individuo con sus necesidades, las cuales son alimentarse y procrear. El hombre blanco se ve atacado cuando machos de otras manadas acuden al que creen su territorio, pues esto supone menos mujeres, y menos alimentos... que cosas, pero ninguna queja si sois los montículos blancos los que allanáis la tierra de las otras manadas, eso no es lo que dice vuestra adorada biblia, cuyos valores hablan de dar siempre la mano al prójimo... pero ¿sabéis qué opino que es lo más triste? que habéis convencido a esos mismos hombres a los que habéis arrebatado la abundancia de que teníais derecho, y les habéis hecho creer en esa pantomima a la que denomináis religión. En lugar de liberaros vosotros habéis condenado a más personas a "Matrix".

No hay comentarios:

Publicar un comentario