Páginas vistas en total

sábado, 19 de febrero de 2011

Mi corazón late por...

Mi corazón...Podría, por una enumeración consistente de motivos, todos ellos resumibles en una serie de reacciones fisiológicas debidas a la segregación de neurotransmisores opioides, y estas a su vez a los impulsos naturales de la necesidad instintiva del ser vivo por su multiplicación, podría decir que late por ti, podría retroceder al romanticismo y sus convenciones machistas del cortejo humano, podría adjudicarte el mérito del semirregular compás de sus sístoles y diástoles, podría achacarte sus variaciones rítmicas así como su constancia... podría... pero llámenme escéptico, dudo que la razón del continuo traqueteo que resuena en la caja sonora que delimitan una serie de huesos corvos soldados entre sí por músculos intercostales sea otra que la de mantener el resto del colectivo de alrededor de 1014 células que conforman mi organismo con vida. Y si pasas por mi lado, y te digo guapa, no será más que por que a mis células nerviosas se les antoja el refrigerio analgésico que le brinda la pro-opiomelanocortina suministrándoles diversos polipéptidos... Pero tu, sumida en tu solipsismo, engañada por la falsa sensación con que las células de tu cuerpo te engañan, pensaras que eres un único ser y no una inmensa comunidad de ellos, que eres tú quien dominas tus sensaciones, tal vez el azar de manera muy pulcra es quien te dé ese vibrante sentimiento que te recorre por entero como un agradable escalofrío, algo muy puro que se siente en el corazón, un corazón que crees limpio, brillante y suave... y cuando tengas esa falsa sensación...lo llamarás amor...

1 comentario:

  1. es genial!!
    aunque no estoy de acuerdo!!
    pero mola mogollón el texto!!
    aunque sigo diciendo que vas de chachi!!
    XDD

    ResponderEliminar